En Octubre y con muchísima ilusión, Romina Hermida, delegada de AEYE en Tenerife, comenzó las clases de Yoga adaptado a las personas de la tercera edad para el programa “Plazas Viva” de la concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de La Laguna. Pero no todo fue como esperaba y varios meses después se suspendió el Programa. Tras un arduo trabajo por parte de la Concejalía ¡volvemos a llenar de Yoga las Plazas!

No es ninguna novedad que las personas de la tercera edad, después de este año tan complicado, hayan disminuido su actividad y se hayan visto envueltas, al igual que el resto de la sociedad, en el miedo de salir y en el miedo a retomar una vida lo más ‘normal’ posible. Este Proyecto de Yoga para la tercera edad ha nacido con el firme propósito de aportarles, a través de esta práctica, los numerosos beneficios que se consiguen en el ámbito cognitivo, emocional y motriz… y es que el objetivo principal de nuestra Asociación es mejorar la calidad de vida de estas personas, de sus familias y de sus personas de referencia a través de la práctica del Yoga.

Respiración y movimiento

Reencontrarnos después de estos meses y volver a verlos con su característica sonrisa y buen humor ha sido un chute de alegría; que lleguen y cuenten cómo han estado estos meses, que te digan cómo ha ido su día, sus dolores físicos o emocionales… empezar a practicar adaptando cada asana a las necesidades personales, para terminar con la esperada relajación y meditación; Y de repente empiezan a comentar “¡cuánto necesitábamos hacer Yoga!”, ¡deberías venir más días!”, “vine hoy decaída, pero me voy relajada y contenta», “me he relajado muchísimo, lo necesitaba”. El Yoga funciona, da igual la edad, la condición física que tengas, el Yoga es mucho más.

A veces no es necesario explicar demasiado, simplemente sentir y observar los beneficios en nuestro cuerpo, porque a través de la práctica de posturas y de la respiración se consiguen infinidad de beneficios que empiezan a observar de forma inmediata, algunos los citamos a continuación:

  • Mejora la movilidad del cuerpo y la conciencia corporal
  • Genera un tono muscular adecuado, protegiendo las estructuras óseas y mejorando la flexibilidad de las articulaciones
  • Calma el Sistema Nervioso Central, mediante una respiración completa y eficiente, reduciendo el estrés y mejorando el sueño
  • Favorece la concentración y la relajación del cuerpo y de la mente

Y, además, al ser una actividad grupal y, más en la situación que estamos viviendo, reduce el sentimiento de soledad y mejora las relaciones sociales. Estoy profundamente agradecida por esta oportunidad, por compartir cada semana con estas personas que inundan el rato que estamos juntas de alegría, optimismo, esperanza, ganas de vivir… Sin duda, todo un ejemplo.

Romina Hermida Livia

Delegada de Yogaespecial en Tenerife