¿Os imagináis pasar por la vida contemplando una película? Nuestro primer centro energético hace que nuestro tránsito en la tierra no sea una mirada desde lo alto, sino una inmersión total en esta experiencia material llamada Vida, sintiendo peligros y alegrías, donde nos toca tener un cuerpo denso, alimentarnos, cubrirnos para no pasar frio…

Muladhara nos brinda raíces, independientemente de la relación afectiva que pueda haber con nuestra familia, a través de sus vivencias, de su cultura. Gracias al primer chakra tenemos un “punto de partida”, es el sustrato donde aterrizó nuestra semilla estelar.

Me gusta pensar que la madre Tierra conecta conmigo a través del chakra raiz con el abrazo y peso de la gravedad y que quiere visitar al Sol en mi plexo solar pero en su viaje ascendente y ayudada por mi respiración, pasa por Svadisthana visitando a su hermana Luna, voluble y pizpireta, y mi Consciencia desde lo alto observa, calla y sonríe sintiendo los pies en la tierra.

Verónica Piqueres

Delegada de Yogaespecial en Castellón