Varios estudios realizados en India avalan que la práctica del YOGA causa los mismos efectos en la recuperación de las personas que han sufrido un infarto que los tratamientos occidentales

Podéis ver el estudio completo haciendo click en este enlace